Buscar en el blog

lunes, 3 de octubre de 2011

Adolecer y otros verbos doloros

Nadie puede salvarte de ti mismo, ni de tu dolor. Puede acompañarte en tu dolor, comprender tu dolor, pero no vivir tu dolor y adolecer por ti. Un amigo de verdad te acompaña en el camino, a pesar de las dificultades. Es otro tipo de amor, no por ello menos bello que el amor romántico. ¿Por qué a veces hacemos cosas que no deberiamos?. Cuando no es sólo el alcohol lo que te empuja a ello, cuando te dejas llevar y marcas un número, ¿qué pasa por tu mente?, ¿no es soledad?, ¿no es añoranza?, ¿los recuerdos?. ¿Qué ocurre?. No lo entiendo. Me quedo sin palabras. Quizá sólo necesitaba hablar con alguien y siemplemente no lo pensé. Y luego encima te sientes super mal por haber sucumbido, por haberte dejado llevar e impulsivamente llamar. La moral te baja hasta los pies. Es otro motivo para sentirte mal. :( Habría dado cualquier cosa porque todo hubiera sido diferente. Intenté hacer las cosas bien, o de la forma que creía se debían hacer para no salir tan dañada, pero se me negó la oportunidad. No entendí nada y sigo sin entenderlo. Supongo que no puedes forzar a nadie a que te quiera. Cuesta mucho aceptarlo. Muchísimo. AGH. Ojalá fuera tan fácil como apretar un botón y desconectar un rato.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Licencia de Creative Commons
Una canción triste by Mar unacanciontriste is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.unacanciontriste.tk.