Buscar en el blog

sábado, 19 de febrero de 2011

Abuela [Te echaré mucho de menos Yaya]

 La canción de esta entrada, no es exactamente lo que buscaba, pero almenos habla del dolor de perder a una abuela. Y eso es lo que importa.



"Abuela" de Grego.

Estoy cansada física y emocionalmente. Y no soy capaz de hacer la cama e irme a dormir. Estoy asustada. Tengo la muerte tan cerca que no sé qué se debe hacer en estos casos. No quiero que me vean llorar, pero siento la necesidad de llorar. Necesitaría la intimidad, pode de estar a solas con mi Y. para llorar y hablarle. Y no una habitación minúscula con una persona extraña ocupando la cama a menos de 5 centímetros de mi Y.
Y yo entre las dos camas. Aprisionada, sin ventanas donde ver el exterior y sentirte algo más libre. No he visto peores habitaciones de hospital que en el Hospital Clínic.
Necesito estar a solas, para poder despedirme.
Semanas atrás, antes de saber que iba a morir, cuando sólo sabíamos que decía incoherencias, llegué a creer que cuando muriera me sentiría aliviada y quizá más tranquila, que quizá no me afectaría apenas. Pero he descubierto que no es así. Me vienen a la mente pequeños grandes detalles de mi infancia y juventud compartidos con ella y mira... ahora estoy llorando. Recuerdo uno de los cuentos que más me gustaba que me contara cuando era pequeña; "Las 7 cabritillas y el lobo". Me lo sabía de memoria, pero me encantaba que me lo contara. Cuando cambiaba alguna frase o alguna cosa, la corregía. Incluso una vez, la forcé a contármelo a pesar de su afonía. Abuela, te voy a echar de menos. Sólo espero que allá donde vayas vuelvas a encontrar al yayo, al que también hecho mucho de menos. Espero que sepas perdonarme por los últimos días en casa y si alguna vez te herí, aún sin saberlo. He sido egoísta, pero te quiero mucho y espero que allá donde vayas, nos cuides y veles por nosotros, igual que nosotros te hemos intentado cuidar y hemos querido. A nuestra manera, mejor o peor, pero te hemos querido.

Una pequeña parte de historia se irá contigo tu que hasta ahora has visto 89 años de vida.

Aunque nunca aprendiste ni a leer, ni a escribir, para mi no fuiste menos por eso. Eras la mejor cocinando, limpiando, cosiendo, escuchando, riendo, hablando, comprando. Te voy a echar mucho de menos yayi. ¿A quién le diré ahora que se porte bien o a quién le daré cariñitos?. Tendré que volcarme en la familia mas cercana, tu ya sabes quienes son los que me importan, aunque ahora estén lejos de una manera u otra. Pero por cariño y respeto a ti, prometo que me acercaré mas a esas personas más importantes para mi. No las alejaré de mi lado.

Yaya... te diría tantas cosas y casi no me salen las palabras... Quisiera abrazarte y estar ahí ahora contigo.

Ahora sólo deseo que te vayas en paz y no sufras más atada a esa mascarilla de oxígeno y a ese sueño del que ya no despiertas.

Te quiere;
María.

PD: Otro sueño que no podré cumplir, ir al pueblo de mis abuelos en Zújar, Granada, con mi abuela y mi madre... ¿Por qué nadie te enseña de pequeño que crecer es acumular miedos, muertes y sueños rotos?.

M.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Licencia de Creative Commons
Una canción triste by Mar unacanciontriste is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.unacanciontriste.tk.