Buscar en el blog

lunes, 1 de septiembre de 2008

La naranja mecánica [skinheads]

Trailer de "La naranja mecánica" de Stanley Kubrick

Estoy de acuerdo en la gran falta de información, -almenos veraz-, que existe con respecto a muchas cosas.

Entre ellas sobre las tribus urbanas.

Ya sean sus orígenes, ideales u otras características que los distingan.

Es cierto también, que con la cantidad de tribus urbanas que existen es practicamente imposible pararte a averigüarlo todo sobre ellas, además de que posiblemente no te atraigan lo más mínimo.

Puede ser el caso de los Skinheads.

También conocidos como cabezas rapadas.

Sí, posiblemente conozcais otros "motes" para ellos, tipo "fachas", "nazis", "skinetas/tes", ultraviolentos, etc, etc.

Pero esto no siempre es así.

No todos los skins son de derechas, por algo estan los Redskins o los S.H.A.R.P.

Súmale que incluso hay Skinheads que pasan de la política.

Increíble pero cierto.

Lo más curioso es descubrir, -al contrario de lo que pensaba-, que provienen no sólo del movimiento jamaicano llamado Rude-boy de los años 60, si no de los Mods que fueron a los que les empezó a gustar el estilo Rude.

Menuda mezcla, sí. O_o


"My generation" de The Who

Si es que lo curioso del Reino Unido, es la gran variedad que tiene -y ha tenido-, con respecto a la pluralidad de etnias, estilos musicales, tribus urbanas y demás.

De ahí, ha salido de todo. Y buena prueba de ello los skinheads. Con su gran variedad de estilos, -tanto a nivel musical, (gran preferencia por el estilo de música negra, gran preferencia por el ska), como a niveles de pensamiento...

***

Me recuerdan bastante a los Brujah.

Este clan de vampiros, empezó relativamente bien, eran más filósofos que guerreros.

El problema vino con los nuevos vampiros que se fijaban más en la estética, la violencia, la rebeldía, que en la filosofía y la política e íban deteriorando cada vez un poco los orígenes de la utopía por una nueva Cartago que movían el movimiento.

Hasta que todo el mundo acaba por detestar a los Brujah por su aparente violencia...

No os recuerda algo?...

***

Estoy de acuerdo, las etiquetas no son buenas, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre a veces.

Si tú te vistes de putón, no pretendas que en determinadas circunstancias valoren tu inteligencia por encima de ese cinturón ancho que llevas por falda.

Si marcas paquete, mientras me miras la boca, no pretendas que me crea lo romántico que te consideras y lo mucho que quieres sentar cabeza.

Si no me miras a los ojos mientras hablas tampoco creas que voy a creerme todo lo que me cuentas.

Y así podría decir más.

No sé si me explico...

Yo entiendo que el hábito no hace al monje, pero aunque no lo quieras, tanto el lenguaje no-verbal como otras tantas cosas de ti, como la ropa, dicen más de ti, de lo que quisieras.

Esas cosas se notan.

Y no quiero decir con eso que la gente no pueda ser ella misma, pero yo también eligo lo que yo quiero.

No se trata de juzgar, ni a primera vista, ni a segunda, si no de tener algo de criterio y sentido común.

No vayamos de puritanos, o de ilusos creyendo que tras cierta imagen siempre hay algo más.

Tampoco digo que nunca haya nada.

Ni tanto, ni tan calvo.

Simplemente, criterio propio.

No tiene nada malo "juzgar" a nadie, el problema viene cuando esto te impide conocer a esa persona.

Me explico.

Tú puedes pensar libremente lo que quieras de quien sea, pero que esos "juicios" no te impidan hablar con esa persona si se tercia, conocerla, quedar, o lo que te venga en gana.

Siempre con coherencia, evidentemente.

Yo no voy a quedar con alguien que me cae soberanamente mal.

Ni voy a hablar con alguien que me da pánico.

Son casos extremos.

Creo que se debe ser consecuente con uno mismo, pero siempre con cierta tolerancia hacia los demás.

Haz a los demás, lo que quieras que te hagan a ti mismo. :)

Es bonito querer a los demás y demostrar cariño, aunque no sea de la forma habitual.

Lo que me fastidia, es que se aprovechen de la buena fe o que les de igual.

A mi me encanta hacer feliz a la gente, porque así me siento útil.

Pero es muy difícil hacer feliz a la gente.

Y eso me entristece un poco.

También me entristece otras tantas cosas.

Como el no sentirme comprendida.

Que quieran cambiar siempre algo de mi.

Hacia tiempo que no me topaba con eso.

Y no es nada grato.

Yo ya sé que no soy perfecta.

Pero preferiría que me aceptaran con mis defectos y virtudes, igual que yo he de aceptarlo en los demás.

Las personas deben cambiar por si mismas, no porque venga alguien, -ni siquiera con la mejor de las intenciones-, a decirte lo que debes hacer.

Otra cosa es que tú pidas consejo, o ayuda o lo que sea.

Yo para pedir ayuda "espiritual", ya tengo alguien especializado a quien le pago la visita. ;)

De un/a amig@, quiero Amistad, que no es poco.

Y más en los tiempos que corren...

No necesito consejos de Coaching. ;)

Gracias por no sacar las cosas fuera de contexto.

Saludos;

Mar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Licencia de Creative Commons
Una canción triste by Mar unacanciontriste is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.unacanciontriste.tk.